Clermont atrae más hispanos a sus puertas

Esta ciudad del condado Lake se está convirtiendo en una zona diversa y con gran desarrollo comercial

Cuqui Whitehead (der.) habla con potenciales  electores fuera del restaurante El Cerro, en Clermont.

Cuqui Whitehead (der.) habla con potenciales electores fuera del restaurante El Cerro, en Clermont.

Foto: Iza Montalvo/La Prensa
PUBLICADO: EST Jul 12, 2012 12:52 pm EST

Clermont - Cuquí Whitehead ha visto cómo el lugar que ha llamado hogar  por  30 años ha pasado de ser una ciudad ganadera y de naranjales a una zona más diversa en pleno desarrollo comercial.

Clermont, una ciudad en el condado Lake, a unas 22 millas al suroeste de Orlando, se ha convertido en años recientes en  un imán para más  familias hispanas por su proximidad a los parques temáticos, por sus alquileres asequibles y su aparente tranquilidad.   

“Todavía no ha perdido el feeling de campo, de la calidad de vida menos ruidosa de los pueblos pequeños”, relató Whitehead, de 66 años y quien posiblemente podría convertirse en la primera concejal municipal puertorriqueña. “Además las montañas hacen que muchos recuerden a la isla de Puerto Rico”. 

Pero con el crecimiento de la ciudad, han llegado otros dolores de cabeza como la  congestión vehicular.

 

Aunque la ciudad de Kissimmeee, en el  condado Osceola, continúa siendo la meca de los latinos, la ciudad vecina estaría próxima  a pisarle los talones. 

Area ha ido cambiando

Datos del censo del 2010 reflejan que los hispanos representan un 19.5% de la población total del área de Clermont, siendo los puerto-rriqueños casi la mayoría, con un 50.6%.  En segundo lugar están los mexicanos,  con un 10.6%, y los cubanos con un con 7.6%. El 30.9% restante de hispanos son de otros países latinoamericanos.

“Cuando tu entras a las tiendas, tu sabes que la ciudad ha ido cambiando. Escuchas a la gente hablando español y el acento de los puertorriquenõs por todos lados”, dijo Alice Colón, maestra de castellano en la Foundation Academy, en la ciudad vecina de Winter Garden, en el condado Orange.

En la última década,  Clermont experimentó un crecimiento del 207% -con la expansión de centros comerciales, restaurantes y el primer cinema en el 2010—, lo que resultó  en una sustancial inyección económica.

 

Antes de la recesión se registró un “boom” de compras de propiedades de alquiler a corto plazo, cuyos inversionistas en su mayoría provenían del Reino Unido. Pero la debacle financiera mundial le bajó la velocidad a este mercado. 

Aún así, en el mismo año 2010, el centro comercial Clermont Landings abrió sus puertas con 20 tiendas más de reconocimiento nacional.

Intercambio  comercial 

Clermont sostiene su economía en el intercambio comercial, en los alquileres y establecimientos de comida que son orientados al turismo.     

La Universidad de la Florida Central  (UCF)  ya tiene un campus en esta ciudad y el Lake Sumter Community College.   

“Los campus universitarios y los hospitales han estado también atrayendo profesionales al área en los últimos 10 años”, agregó Colón, de 60 años de edad.

Los residentes que alquilan viviviendas componen un 23.3% de los habitantes y este verano los complejos de apartamentos han visto un aumento en solicitudes de alquiler.

“Hemos visto muchas familias que vienen de Puerto Rico o del norte buscando apartamento o personas de Orlando que buscan rentas más económicas”, explicó Jennifer Williams, consultora de alquiler en Ashton Chase Apartment Homes, en el suroeste de Clermont.

El ahorro, sin embargo, podría verse afectado en costos de combustible, a los que les toca manejar hasta 45 minutos para llegar a sus empleos. 

El Cerro

En la carretera estatal 50 se ubica  El Cerro, el único restaurante puertorriqueño en el oeste de Clermont, que aún preserva un aire de la década de los años ‘60.

Bienvenido “Nino” Collado, propietario del establecimiento, decidió explorar suerte en esta ciudad y la encontró. 

“Llevamos 5 años operando y nos va muy bien, gracias a Dios”, señaló el dominicano. “Nadie más ofrece el menú que tenemos y siempre estamos bien ocupados”. 

Cuquí Whitehead visita El Cerro a menudo al igual que Colón y su esposo Orlando, cuando quieren sentirse cerca de su terruño.

 En una de las ventanas del negocio se puede observar propaganda de la campaña de Whitehead.

 

“Tenemos que apoyarla porque es hispana”,  dijo Collado. 

Pero Whitehead, con un acento perfecto en inglés, pasa fácilmente desapercibida entre algunos de sus paisanos puertorriqueños, pero de igual manera conversa en español. 

“Nací en Ponce, en la cocina; nunca pudimos llegar al hospital”,  recordó sobre el parto de su madre.

Tras poder político 

A pesar del crecimiento de los hispanos, especialmente en el sur de Lake, todavía no cuentan con representación política. 

Sin embargo,   ante todo, Whitehead prefiere que voten por ella en base a   su experiencia de 15 años con el sistema escolar  y su desempeño en varias agencias públicas, incluyendo presidir el Departamento de Parques y Recreación y la Junta de Zonificación y Planificación. 

“Aquí todo el mundo me conoce. Es mejor que voten por mí por mi récord y no por mi nacionalidad”, dijo Whitehead, casada con dos hijos. “Eso se presta para estereotipos y divisionismos”.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS