Compras de ‘locura’ en el Viernes Negro

Inicio anticipado de las ventas quita un poco de presión a las tiendas

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue en Facebook a la voz de los hispanos en Orlando
Compras de ‘locura’ en el Viernes Negro
Una familia mira las ofertas en una tienda en Paramount.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Aunque muchos de los centros comerciales y tiendas abrieron entre las 8 de la noche y la medianoche del Día de Acción de Gracias, Marily Carrillo y su familia quisieron continuar con su tradición de ir de compras durante el Viernes Negro y se levantaron de madrugada, como en otros años, para buscar las ofertas prometidas por todas las tiendas desde días anteriores.

“No quise venir anoche porque quería estar con mi familia”, dijo Carrillo, mientras se encontraba desayunando junto con su madre y sobrino antes de continuar con sus compras en el Northridge Fashion Center, en Northridge el día de ayer.

Durante el transcurso de la mañana del llamado Viernes Negro se observó una concurrida asistencia de personas, aunque en menor cantidad que en años anteriores, en centros comerciales como el Northridge Fashion Center o Panorama Mall, en Panorama City. Entre la concurrencia se encontraban personas que habían llegado el día anterior y que todavía andaban a la búsqueda de las últimas ofertas y los compradores que llegaron en la madrugada. Eso ayudó con la distribución del flujo de compradores, evitando el frenesí y el ansia de las personas por obtener el producto buscado a buen precio y antes que se agotara.

“Creo que hay menos gente hoy porque abrieron desde ayer temprano”, dijo Carrillo. “Pero no me parece justo que abran el día anterior porque le quitan la oportunidad a los trabajadores de estar con sus familias el Día de Acción de Gracias”.

Pero ese cambio de horario también recibió comentarios positivos. A José García, residente en San Fernando le pareció “muy bien que fuera así para comprar toda la noche y no tener que levantarme en la madrugada”. García había llegado con su novia y las hermanas de ella desde la noche anterior.

En centros comerciales más pequeños, la afluencia de visitantes se notaba aún menos, dando la impresión de ser un día como cualquier otro. Los oficiales del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), desplegados para resguardar la seguridad, se limitaban a observar a los transeúntes. Algunos oficiales a caballo daban vueltas por el lugar.

“Esto está muy tranquilo, comparado con la muchedumbre que se encontraba aquí anoche”, dijo el oficial del LAPD, Sean Reinhartd, quien llegó a las siete de la mañana al Porter Ranch Town Center para iniciar su guardia y no encontró la multitud que esperaba, especialmente en Wal-Mart y Best Buy.

“Hasta ahora no se ha reportado ningún incidente. Creo que la presencia de la policía en este centro comercial y otros de los alrededores ha ayudado a que todo transcurra con normalidad”, dijo refiriéndose al incidente ocurrido en el Wal-Mart de ese centro comercial el año pasado cuando una mujer roció con spray de pimienta a los compradores que estaban a su alrededor para evitar que se llevaran el videojuego que ella quería adquirir.

Aunque en el exterior de esas tiendas no se observaban filas como en años anteriores, dentro la actividad era contínua aunque fluída. En las tienda Best Buy del Burbank Empire Center y Pacoima Plaza y Wal-Mart en Panorama Mall, la gente salía y entraba constantemente, aunque algunos se quejaban de no haber encontrado las ofertas que buscaban.

“Ayer vine a las doce y la línea de gente llegaba hasta la siguiente tienda, hasta atrás, y por eso no entramos. Anoche tenían una computadora en oferta en 187 dólares y hoy la encontré a 275″, dijo Ramón Sánchez en las afueras del Best Buy de Pacoima Plaza. “También vine a comprar un iPad Mini pero ya se habían agotado”.

Según cálculos realizados por la Federación Nacional de Minoristas (National Retailer Federation, NFR), este fin de semana “las ventas se incrementaran en un 4.1 por ciento, el equivalente a 586 mil millones de dólares este año”.

“Las compras del Día de Acción de Gracias se está convirtiendo rápidamente en una tradición de la temporada navideña para millones de estadounidenses”, dijo Mathew Shay, presidente y director ejecutivo del NFR en un comunicado de prensa publicado ayer por ese organismo. “Una constante oleada de compradores ya ha inundado los centros comerciales en todo el país. Es evidente que las ofertas de los minoristas ha convencido a aquellos que buscan el regalo perfecto” – ya sea para ellos o para sus allegados”.

Brooke Whitebread, directora de mercadeo en el Northridge Fashion Center dijo que esperaban que continuara la concurrencia. “Mayores ventas y ganancias ayudan a nuestra economía”.

Comentarios